Gastos hormiga, el enemigo de tus quincenas
Alejandra Mendoza febrero 2, 2018

Si crees que tu quincena se va en cosas que no recuerdas haber gastado, analiza bien tus movimientos financieros y encontrarlas los porqués.

A todos nos ha pasado que  según tratamos de organizar nuestras finanzas y cuando menos lo esperamos, la quincena se acabó. Es posible que no hayas comprado ropa o zapatos o incluso, que no hayas salido de fiesta y que aún así, tu dinero no te haya alcanzado como en otras ocasiones.

Los gastos hormiga son complicados de detectar y son los culpables de que lleguemos con los bolsillos rotos cada quincena, así que si crees que estás pasando por esta situación, aquí te diremos algunas recomendaciones para detectarlos y reducirlos para hacer rendir más el dinero.

Un típico reflejo del gasto hormiga es ese que te hace permitirte cosas “baratas”, pero que al acumularse suma mucho más dinero del que crees. Pueden comenzar con una caja de chicles, un cigarro suelto, agua embotellada, taxis y demás; gastos que en teoría, forman parte de una rutina que se nos hace de lo más normal e inofensiva para nuestra cartera.

Según datos del INEGI, los gastos hormiga representan el 12% del ingreso mensual. Según la Condusef, una persona, independientemente de su salario, puede gastar entre 16 mil y 18 mil pesos anuales en este tipo de antojos ¡Sin darse cuenta!

Si dividimos la cantidad establecida por ambas instituciones, una persona puede gastar 300 pesos o más a la semana en tonterías y decimos tonterías, porque son cosas que no son necesarias para la vida diaria.

Si te compras un refresquito y más tarde una quesadilla en el puesto del metro; esos también son gastos hormiga que sumados al día, pueden estarte quitando hasta 30 o 40 pesos de tu presupuesto.

Lo que tienes que hacer para evitarlos es lo siguiente:

1. Haz una lista con tus gastos fijos e importantes como renta, servicios, transporte, salud y desde luego, alimentación (lo mejor sería cocinar en tu casa).

2. Haz otra lista destinada  a gastos  variables como ropa, diversiones, calzado y cuidado personal.

3. Una vez que tengas ambos establecidos, trata de establecer un presupuesto permitido por mes en los gastos variables y no pasarte de ellos. Claro, muchos dirán que la devaluación tiene que ver pero, ¿te acuerdas cuando te alcanzaban 500 pesos a la semana para sobrevivir y aún así podías irte de fiesta?, pues justo ese es el objetivo de este reto; dejar de gastar en cosas innecesarias y ahorrar un poco más.  Y para que te des una idea de cuánto gastas sin saberlo, aquí algunas cositas que te dejarán con la boca abierta:

 

El café puede costar entre 25 y 30 pesos por taza, si compras al menos 3 a la semana, ya se te fueron 90 pesos; o sea, 360 pesos mensuales.

Los taxis: esta cantidad puede ser variable pero, supongamos que tomas un taxi diario y este te cobra no menos de 40 pesos; a la semana estás gastando 280 pesos (si es que solo tomas ese taxi) y al mes, 1,120 pesos… (súmale lo del punto anterior porque muchos no pueden vivir sin café y ya estarías gastando 1,480 pesos mensuales de tu presupuesto.

Pero eso no es todo, qué me dices del agua embotellada que llega a costar hasta 11 pesos o bien, los chicles de 2 pesos, los cigarros sueltos de a 5 pesos o ya de plano la cajetilla entera de 48 pesos que llegas a consumir hasta 2 por semana (dependiendo de cómo fumes), una suma aproximada de 200 pesos semanales, 800 pesos al mes.

Y podríamos enlistar más cositas pero es mejor que analices tu situación y detectes tus gastos hormiga a tiempo. ¡A ahorrar!

Deja tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *