¿Qué es el sentido de pertenencia?
Ruben L. Jaimes abril 12, 2018

Ser parte de un grupo generalmente viene con una serie de normas y beneficios que hay que cumplir y debemos recibir respectivamente. Éstas son, a su vez, el modo más básico del sentido de pertenencia. Formar parte de un grupo cuyos miembros siguen las mismas reglas y condiciones, hace que una persona no se sienta ni más, ni menos, en otras palabras, que está rodeado por personas iguales a él o ella. Y en este punto habría que definir qué significa ser “igual”. Por ejemplo, en un equipo de trabajo básico tenemos a alguien que se encarga de administrar, documentación, cuentas, investigación, ejecución, y un largo etcétera que depende totalmente del tipo de trabajo. En este sentido, cada quien tiene su actividad a desarrollar, tiene un papel clave para que el trabajo como conjunto resulte bien. Pero todos tienen que llegar y salir a determinada hora, respetar normas de conducta, horarios de actividades, respetarse entre ellos y respetar los códigos que fueron aceptados en el grupo. De esa manera, no hay nadie superior a nadie.

Tampoco hay que confundir, siempre hay una cabeza o un “team leader” que se encarga de ver que todos sigan las normas y que, a su vez, también debe seguirlas. He ahí donde radica la importancia del líder para fomentar un sentido de pertenencia. Es bastante cliché decir que un buen líder no es el que manda, sino el que guía. No voy a profundizar en eso, pues es algo que todo líder debería tener siempre presente. Mejorar su comunicación con sus compañeros también ayuda a que los miembros no vean al líder como un tirano dictador.

Aunque parezca ridículo, el uso de uniforme también fomenta el sentido de pertenencia. Y es que el uniforme no es, como muchos creen, para llevar un código de vestimenta, ni siquiera para distinguir a los miembros de tu grupo con los de otro. El uniforme, explica su sentido desde el nombre, uniforme, una forma; es la manera en que un grupo dice, de una manera visual: “Aquí estamos y somos iguales”. Suele pasar que los miembros ni siquiera saben el significado de los escudos o colores que tiene su uniforme, y, aun así, han adoptado cierto cariño por él, que no es más que una representación de lo bien que se sienten al formar parte de su grupo.

Si hasta ahora no me he explicado bien. ¿Recuerdas cuando en tu infancia te sentías invencible junto a tu grupo de primos o amigos? Pues era porque tenías un sentido de pertenencia, sabías las cualidades y debilidades de todos los miembros, sabías que sin importar lo que se presentase, iban a superarlo si actuaban en conjunto. Existía confianza mutua y apoyo, mas no dependencia entre ustedes. Probablemente reconocías al líder o, tal vez, tú eras el líder, sin importar el caso, reconocías las normas, los códigos y las ventajas que representaba la pertenencia al grupo. Eran felices, lo pasaban bien, lo pasabas bien, todo les salía bien, y si llegaba a existir alguna diferencia, podían solucionarlo entre todos.

En un equipo de trabajo es lo mismo, coordinar las actividades, respetar las normas y códigos que nos vuelven miembros, crea una atmósfera de bienestar que tiene grandes beneficios a la hora de ver resultados. Si todos al trabajar se sienten bien, confiando en que sus compañeros de otras áreas también se sienten bien y a la vez, desarrollan bien su papel; la productividad, los números y el ambiente en general, hablarán por sí solos. No hace falta ser un genio para saber que, cuando nos sentimos bien, trabajamos bien. Ahora imagina lo que todo un grupo es capaz de hacer si se siente bien.

Deja tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *