¿Qué Hay Detrás del Buen Fin?
Ruben L. Jaimes noviembre 15, 2018

El buen fin es la oportunidad perfecta para hacernos con todo aquello que hemos deseado comprar durante un cierto periodo de tiempo, pero ¿Hasta qué punto realmente es una OPORTUNIDAD para comprar lo que queremos? El evento, como es usual, tiene un lado bueno y un lado malo, pero primero dejemos claro lo obvio; el objetivo del evento es OBTENER tu dinero. Dicho así suena bastante feo, pero es algo que todos sabemos en el fondo de nuestro corazón. Con el objetivo definido, ya podemos plantear los escenarios.

En el lado bueno, podríamos tener suerte en encontrar con una buena rebaja de precio, un producto que ya llevamos un tiempo cotizando, presentándonos la oportunidad perfecta para, por fin, tenerlo en nuestras manos, en este caso, podemos afirmar que el “Buen Fin” sí tuvo un resultado verdaderamente benéfico para nosotros.

En el lado malo, se especula mucho por ahí que, algunas tiendas, acostumbran  incrementar los precios de sus productos unas semanas antes, y “reducirlos” al precio original en el buen fin, para venderlos en el precio que tenían en un primer momento. Es complicado saber hasta qué punto esto es cierto, pero puede que tenga algo de verdad, no sería la primera ni la última vez que las tiendas recurren a técnicas que nos incitan a comprar. Incluso Amazon aplica algo similar no sólo el buen fin, sino en todo el año. Otro aspecto que puede entrar en este punto, es realmente reducir, pero en un porcentaje ridículo, el precio de un artículo, por ejemplo, si algo cuesta $ 10, 000  se reduce a $ 9, 999, esto es algo que de entrada ya funciona en cualquier época del año, en cualquier tienda y en cualquier producto, y si a esto le sumamos la euforia que provoca el evento como tal, tenemos una compra prácticamente segura. Es aquí donde quería aterrizar, en la euforia.

El estado de ánimo es la carta principal para este juego. El concepto como tal, implica directamente la adquisición de productos a un menor precio, y si agregamos a esta fórmula el hecho de que los humanos en colectivo reducen si propio criterio y raciocinio, tenemos como resultado un estado de ánimo público, del que es bastante fácil contagiarse. Esta euforia se presenta de diferente manera en cada individuo, aunque insisto, en colectivo se hace más intenso, sólo hay prestar atención a lo ridícula que puede llegar a ser la gente, acampando y haciendo cola desde una noche antes para ser los primeros en entrar y disfrutar las ofertas y promociones.

De cualquier manera, todos somos libres de gastar nuestro dinero como queramos, lo único que puedo recomendarte en este caso, es que seas cuidadoso, no te dejes llevar por el consumismo colectivo que es tan fácil adquiriri, si vas a comprar en el buen fin, asegúrate de que realmente estás obteniendo un descuento real, por ejemplo, comprando algo que has comprando antes, o que compras con regularidad. En este punto, podríamos afirmar que lo más convenientes es adquirir servicios que necesitas y que adquieres a menudo, pero a precio de ganga. Se cual sea tu decisión para este fin de semana, sólo recuerda que se supone que el beneficiado debes ser tú, no las tiendas… piénsalo.

 

               

Para seguir obteniendo información como ésta, noticias y artículos interesantes, suscríbete a nuestro Blog.

Deja tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *