¿Crees Que Te Puedes Autocapacitar?
Ruben L. Jaimes noviembre 7, 2018

Últimamente, hemos escuchado por ahí aquella frase que dice: “Sé tu propio jefe“. Es una frase que, con el tiempo, se ha convertido en un recurso de marketing para negocios que buscan reclutar. Generalmente es una frase que atrae mucho a las personas, porque no todos estamos encantados con recibir órdenes. Es un tópico común que aplica para la mayoría de las personas que aplica para dichos trabajos. Ahora, ¿qué opinas de la frase “Sé tu propio maestro“?

A diferencia del “sé tu propio jefe”, el “sé tu propio maestro” no representa un deseo general, como el no recibir órdenes, en su lugar, representa un esfuerzo extra, la de volverse el maestro de uno mismo. Aunque espero que no, sé que voy a enredar a más de uno con esta explicación: Reemplazar a un jefe no parece tan difícil, porque al final, se trata de tomar el control de nuestro trabajo, pero reemplazar a un maestro da un giro de tuerca, pues NO estamos reemplazando a quien nos dice qué hacer, sino a quién nos dice cómo hacer.

Bajo esta lógica, nos dividimos en dos bandos, todo depende del tipo de aprendizaje que cada uno tiene de manera individual. Existen muchísimos tipos de aprendizaje, pero para hoy, los únicos que nos atañen son dos, el autodidacta y el que precisa de una persona guía. Ambos tipos son completamente naturales, correctos y ventajosos a su manera. Si nos concentramos en el segundo, la mayor ventaja es contar con un “experto en la materia” que está ahí para resolver todas nuestras dudas al instante, aquí, el riesgo que corremos, es que el “experto” resulte no ser un experto.

En el aprendizaje autodidacta, nosotros tomamos las riendas del proceso de aprendizaje para un conocimiento concreto, hecho que hace a este método tan efectivo, pues las dinámicas propias de la pedagogía o asesoría, se ven adaptadas a cada individuo, siendo el mismo individuo quien las adapta sin ser consciente de ello. El aprendizaje autodidacta jamás había sido tan sencillo como lo es en la actualidad, las herramientas digitales se han encargado de cumplir un papel semejante al de un maestro para el autodidacta.

Para ejemplificar esto, no se me ocurre un mejor ejemplo que “internet“. ¿Cuántos de nosotros no hemos acudido a internet cuando tenemos alguna duda? De hecho, no me sorprendería que estés leyendo esto después de buscar información sobre el autoaprendizaje. En fin, el punto aquí es que Internet se volvió el mejor aliado de los autodidactas por su increíble accesibilidad. Existen muchos casos de éxito de autodidactas que aprendieron a tocar un instrumento, a hablar otro idioma o a manejar un software como un verdadero máster, todo gracias a herramientas digitales y fuentes de información, dentro de las que encontramos videos o documentos PDF, que, poco a poco, van reemplazando a la antigua herramienta autodidacta por excelencia; los libros.

Una vez dicho esto, la mayor ventaja que existe en el autoaprendizaje, es el conocimiento empírico, que se trata del conocimiento que adquirimos a través de la piel, o dicho de otra manera, a través de la experiencia, es el conocimiento que adquirimos únicamente viviendo o haciendo algo en específico. Este tipo de conocimiento es efectivo porque lo adquirimos sí o sí.

Para ejemplificar rápidamente:

Una madre le puede decir a su hijo: “No brinques en la cama” Se lo puede decir mil veces y el niño horrible no entiende, entonces la madre le da una justificación: “No brinques en la cama porque te puedes caer“, pero el niño horrible sigue sin entender. Es hasta que el niño de verdad se cae y se medio mata el solo, que entiende por su propia cuenta, que brincar en la cama es peligroso. Es un conocimiento que se formó gracias a la experiencia, es tan firme y contundente, que el niño, en su vida volverá a brincar en la cama.

Es como si la vida aplicara el conductismo en nosotros, a base de prueba y error, de recompensa y castigo, nos enseña cómo funcionan las cosas realmente. El autoaprendizaje, es algo que prácticamente todos tenemos de manera intrínseca, pues todos, somos capaces de aprender por nuestra propia cuenta, desde resolver una simple duda, hasta dominar un tema particular, la diferencia entre unos y otros está en la responsabilidad, la dedicación y la manera da autoregularnos.

El autocontrol y autocrítica, la responsabilidad, la determinación, la dedicación y, sobre todo, la decisión,  son los factores que hacen la diferencia en las personas. Sólo una personas con estas características, podría calificarse como un verdadero autodidacta, que sabe lo que significa el no contar con otros para su aprendizaje. ¡Ojo! que con esto NO quiero decir que, alguien que aprende mejor con una persona guía, no es autocrítico, responsable, ni determinado, de hecho, todo lo contrario, cualquier método de aprendizaje, requiere de esas cualidades, lo único que intento decir, es que para el autoaprendizaje estas características no son opcionales, son fundamentales y corresponde a cada persona desarrollarlas.

Para terminar, la autocapacitación, en cierta manera, pone a prueba nuestros propios límites, pues vemos hasta dónde podemos llegar por nuestra cuenta. Insisto en que, gracias a las herramientas digitales que hoy tenemos al alcance de nuestras manos,  la autocapacitación es, cada vez, más fácil y accesible, pues puedes resolver todas tus dudas y corroborar información a unos cuantos clicks.

A título personal, me gustaría añadir que, no importa qué tipo de aprendizaje decides aplicar,  lo importante es que decidas nutrir tu mente, lo importante es que nunca pierdas las ganas de aprender, lo importante, es que al final, tengamos algo nuevo que contar.

               

Para seguir obteniendo información como ésta, noticias y artículos interesantes, suscríbete a nuestro Blog.

Deja tu Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *